(2021/11) Propuesta de estrategia de eficiencia energética de Castilla y León- 2030. (Cerrado)

El cambio climático en nuestro planeta es una realidad palpable y sin duda comprobable. El calentamiento global del planeta, las variaciones del nivel del mar, la desertización, el deshielo y la reducción de las superficies polares, las condiciones meteorológicas extremas y no en consonancia con las estaciones meteorológicas, el impacto sobre la flora y la fauna y desde luego el impacto sobre el ser humano, están provocando que de no hacer nada y seguir como hasta ahora, se comprometerá la vida en la tierra en las próximas generaciones.

Los principales organismo científicos concuerdan que es muy probable que las actividades humanas estén contribuyendo al cambio climático y que éste, sea causado principalmente por el aumento de los gases de efecto invernadero. No se puede dejar de mirar al consumo energético, las industrias, los edificios, el transporte consumen energía para obtener productos, vivir en las casas y desplazarnos de unos sitios a otros. Pero, hay que reflexionar, sobre este consumo energético tan grande y comenzar a mitigar en lo posible los efectos del cambio climático. 

El primer paquete de medidas sobre clima y energía de la UE se acordó en 2008 y en él se fijaban los objetivos para 2020. La cumbre del clima de Paris en 2015 (COP 21), marca una antes y un después, ya que 195 países tomaron el primer acuerdo global para mitigar el calentamiento al que se ha llegado por la acción del hombre con las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por su parte, España, ratificó en 2017 los Acuerdos de París, estableciendo así un compromiso renovado con las políticas energéticas y de cambio climático, materializándose en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Ante los importantes compromisos que se habían adquirido por la ratificación de los Acuerdos de Paris, la Comisión Europea (CE) presentó en 2016 el denominado “paquete de invierno” (“Energía limpia para todos los europeos”, COM (2016) 860 final) que se ha desarrollado a través de diversos reglamentos y directivas.

La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 25 de septiembre de 2015, contempla diecisiete objetivos de desarrollo sostenible, siendo uno de ellos garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos.

La Comisión Europea actualizó el 28 de noviembre de 2018 su visión estratégica a largo plazo (“Un planeta limpio para todos” COM (2018) 773 final), a fin de que la Unión Europea alcance una economía próspera, moderna, competitiva y climáticamente neutra en 2050.

En Castilla y León, las políticas energéticas y en concreto de mejora de la eficiencia energética, desde los años noventa se han alineado con los objetivos nacionales y de la UE. En este sentido, son de destacar el Plan de Ahorro, Sustitución, Cogeneración y Energías renovables (PASCER - 2002-2007) y el Plan de ahorro y Eficiencia Energética (PAEE - 2008-2012), elaborados por el Ente Regional de la Energía de Castilla y León.

A partir de 2016, el Gobierno regional de ese momento, consciente de que los compromisos, retos y objetivos sobre mejora de la eficiencia energética son de gran importancia y de que las administraciones deben dar ejemplo y sobre todo planificar las acciones a aplicar, se aprueba la Estrategia de Eficiencia Energética Castilla y León 2020 (en adelante EEE-CyL 2020). La EEE-CyL-2020, ha tenido su justificación en que a nivel internacional, se han adoptado compromisos en al ámbito de la eficiencia energética con el objetivo de garantizar un uso más eficaz de la energía y combatir el cambio climático con la finalidad de promover un crecimiento económico sostenido.

La Junta de Castilla y León asumió el compromiso de cumplir la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, mediante decisión adoptada el 28 de septiembre de 2017.

Los objetivos de la Estrategia que se pretende aprobar se refieren a la mejora de la eficiencia energética así como la reducción de emisiones de CO2 y en definitiva la descarbonización del consumo energético en Castilla y León.

Por lo que se refiere a energía primaria, los cálculos y previsiones realizadas arrojan una posible reducción de energía primaria acumulada en 2030, en valor absoluto de 1.103,85 ktep.

Por lo que se refiere a la reducción del consumo de energía final, el objetivo fijado en la EEE-CyL – 2030 es conseguir reducir en 2030, 511,96 ktep, pasando de 6.486 ktep/a a 5.842 ktep/a, lo que supone en términos de energía acumulada reducir en 2.815,756 ktep.

En cuanto a la mejora de la eficiencia energética referida a energía primaria, medida como porcentaje, en 2030 se pretende conseguir una mejora del 40%.

En cuanto a la mejora de la eficiencia energética referida a energía final, medida como porcentaje del ahorro energético conseguido entre el consumo tendencial y el consumo programado en la EEE-CyL – 2030 , en 2030 se conseguirá una mejora del 30,24%.

-   En cuanto al objetivo programado de reducción de energía final por sectores, en 2030, son los sectores agricultura y transportes los que más reducirán el consumo, 10,80% y 11,48% respectivamente. Les seguirán los sectores industrial y terciario/servicios con 10,29% y 10,65% respectivamente, finalmente el objetivo de reducción para el sector residencial/doméstico se establece en una reducción del 9,43% y para el sector administración/servicios públicos el objetivo será reducir en un 9,10%.

 

-   En cuanto a los objetivos por fuentes energéticas. La mayor fuente energética que se prevé reducir es el gas natural (-23,22%), seguida de los derivados del petróleo (-8,29%) y la energía eléctrica (-1,66%), mientras que las fuentes renovables no eléctricas verán incrementado su consumo, aumentando un 11,04%, irrumpiendo como nuevo vector energético el hidrogeno verde (H2).

-   En lo que se refiere a los objetivos sobre reducción de los indicadores de intensidad energética y descarbonización, cabe destacar que la intensidad energética referida a energía primaria, pasará de 159,72 tep/M€_PIB en 2020 a 122,49 tep/M€_PIB, lo que significa reducir el indicador en un 23,31%.

-   En cuanto a la descarbonización, medida como reducción de las emisiones de CO2, referidas a energía final, el objetivo global es pasar de 16,89 MtCO2/a en 2020 a 13,28 MtCO2/a en 2030 (-21,35%).

-   Por su parte y en lo que a sectores se refiere, las reducciones de emisiones más importantes vendrá por el sector industrial y por el sector terciario/servicios, con un 21,48% y un 22,21% respectivamente

 

 

En consecuencia, procede iniciar la tramitación para la aprobación de una Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León- 2030. 




Fecha de publicación 9 de noviembre de 2021


El plazo para realizar aportaciones a este espacio de participación finalizó a las 14:00 horas del 19 de noviembre de 2021.


  1. 71552400

    Fomentar las energías renovables limpias como el autoconsumo, con exenciones del IBI almenos en un porcentaje unos años o toda la vida útil de las placas solares o aerogeneradores.obligando a que todos los Ayuntamientos reduzca un porcentaje de Ibi a quien utiliza energías limpias.
    A su vez que en los autoconsumos renovables, los excedentes volcados a la red se compensen o paguen a un precio más acorde al precio de la energía no es de recibo que si compras te cueste 15 y que si vendes el excedente sea a 5.
    Estas pequeñas compensaciones si subiera su precio,almenos a 10,animaría…

    1 vote

    We're glad you're here

    Please sign in to leave feedback

    Signed in as (Sign out)

    We’ll send you updates on this idea

    0 comments  ·  Flag idea as inappropriate…  ·  Admin →

(2021/11) Propuesta de estrategia de eficiencia energética de Castilla y León- 2030. (Cerrado)

Categories

Feedback and Knowledge Base